viernes, 4 de septiembre de 2009

HISTORIA EVANGELISTICA PARA NIÑOS: EL DUEÑO DE MI CORAZÓN

Historia adaptada e ilustrada por Gabriela Pache de Fiúza

Figura 1

Era la noche del 31 de diciembre, y en la casa de Gladis reinaba la alegría, todos esperaban emocionados la llegada del año nuevo.

Los niños cantaban felices, el papa y la mama organizaban la cena -que prometía ser deliciosa y abundante. Todos estaban felices.

Figura 2

Todos menos Gladis, que en ese día había peleado con sus hermanos. Discutió con sus compañeras, respondió mal a su mamá y desobedeció a su papá cuando le pidió que preparase la mesa para la cena. Cuando su abuela le pidió que comprase una gaseosa robó el vuelto.

Gladis estaba mal-humorada. Ella pensaba que era ridículo eso de cenar con la familia, abuelos, tíos, primos, etc. Sabía que al final de la cena le harían la misma pregunta de siempre:

-¿Gladis, quien es el dueño de tu corazón?

Todos ellos hablaban siempre del amor de Jesús, pero Gladis no se importaba con nada. Entonces prefirió ir a su cuarto y dormir.


Figura 3

Muy lentamente sus ojos se cerraban cuando de repente un anciano de larga barba blanca se aproximó de su cama y le dijo:

-Ven conmigo hijita, antes de que me vaya quiero que me acompañes en un paseo.

Asombrada, Gladis miro bien al viejito que parecía cansado, y decidió acompañarlo. Estaba muy aburrida en aquella noche y caminar parecía una buena idea.

Caminaron, caminaron hasta que llegaron al frente de una casa muy extraña.



Figura 4

El viejito se paro al frente y entonces abrió la puerta. Los dos entraron. La casa estaba en tinieblas. Había un mal olor y todo era un lío. Gladis se esforzaba mucho para poder ver algo. Cuando de repente...


Figura 5

Ohhhhhhhhhhhhhhhhh que seres espantosos había en aquella casa. Gladis no podía creer lo que veía. En el centro da la sala había un ser horrible sentado en un trono, y alrededor varios otros seres asquerosos, mal vestidos y tenebrosos.

Lentamente se aproximó uno de ellos y ella pregunto:



Figura 6

- ¿Quien es usted y que esta haciendo en este lugar?

Yo soy la señora mentira la dueña de esta casa me usa mucho, soy muy solicitada. Ella me llama para que la ayude a responder a sus padres, también cuando está con sus compañeras y con sus hermanos. Ah, me estaba olvidando, en la escuela soy muy útil también ¿Sabes? Soy muy creativa y siempre estoy preparada para salvarle el cuero a mi dueña. ¡Jajajajaja!

La mentira dio una carcajada tan horrible que a Gladis se le puso la piel de gallina.


Figura 7

Después de esta terrible vino otra, tal vez mas fea que la anterior! Tenia n aspecto tan agresivo!

-Yo soy la señora peleas! La dueña de esta casa me llama siempre para que resuelva sus problemitas. Conmigo no pierde ni una disputa! Yo se morder, patear, escupir , tirar el pelo, decir malas palabras, dar unas trompadas, tirar piedras… Yo se hacer exactamente todo lo que mi dueña ve en la televisión. Soy muy sucia. Jajajaja. En la escuela y en barrio siempre solicitan mi presencia. Que te pasa, porque me miras así, ¿querés pelear cabecita de fósforo?

Gladis se asusto y retrocedió unos pasos y se chocó con algo.




Figura 8

- ¡Eii, cuidado donde pisas! ¿No ves que tengo zapatos nuevos?

- ¡Perdón! -Dice Gladis apunto de llorar.

- ¡Sin problemas, yo soy vanidad! La dueña de esta casa anda conmigo todos los días. Yo siempre quiero más y más. No me importa nada, quiero ser siempre la primera, quiero comprar todo lo que veo, y si no compran hago un escándalo. Jajajaja. ¡Me quedo con los vueltos, le robo dinero a mis padres y abuelos y compro lo que quiero! Me gusta presumir y causar envidia cuando mi dueña compra algo nuevo. No dejo que mi dueña piense en otras personas. Me gusta ser el centro de las atenciones y … ahhh nooooo, mi cabello esta un espanto… me voy a peinarlo. ¡Chau!

Figura 9

Gladis mal podía creer en lo que veía. ¡Que casa más espantosa era esa casa! De repente escuchó unas carcajadas, entonces se da vuelta despacito y con miedo y consigue ver en la oscuridad otro ser tirado en un sofá.

-¡Hola! Soy la señora fiaca o pereza como más te guste. La dueña de esta casa me usa siempre, yo soy su sierva fiel. Cuando la mamá la llama para ayudar, limpiar, arreglar su cuarto, hacer los deberes… hay de pensar en todo eso ya me dio un desanimo…. En fin, en esos momentos terribles siempre aparezco y nos sentamos a ver televisión, o nos ponemos a jugar a los video games y no hacemos nada. ¡Yo odio obedecer! Tengo pereza hasta en la hora de tomar baño, de levantarme de la cama para ir a la escuela, de hacer mandados, de limpiar… ¡Ehhh! ¡Correte, salí del medio! Me estás haciendo perder un capítulo de mi novela favorita, Salí de la frente de la televisión! Yo no me pierdo ni una novela.




Figura 10

Jajajajajaja – se reía un ser horrible que estaba sentado en el trono. Com uma voz poderosa dice:

-En esta casa mando yo. Yo soy el REY PECADO, y estos son mis siervos. Y a cada año que pasa ellos aumentan en esta casa. ¡Nadie nos expulsa de aquí! ¡NADIE!

Y haciendo una silenciosa pausa dice...

-Bueno de verdad, existe alguien que puede expulsarnos, pero vos nunca sabrás quien es, NUNCA Jajajajajaja.

Gladis comenzó a llorar desconsolada.

El anciano la tomó de la mano:

-Vení conmigo, te voy a mostrar algo. Yo te voy a hablar de esta persona que no te quisieron hablar.



Figura 11

Saliendo de la casa llegaron a un monte y allí había un hombre colgado en una cruz.

-Ohh ¿por que ese hombre tiene que sufrir y morir así?

El Hombre de la cruz levantó su cabeza y mirándola tiernamente dice:

-Es por ti, Gladis.


Figura 12

- ¿Mas por qué derramas tu sangre de esa manera?

El Hombre respondió:

-Para poder lavar tus pecados, es la única manera de sacar tus pecados de tu corazón. Solamente mi sangre puede lavar tu corazón y hacerlo de nuevo.



Figura 13

En cuanto Gladis pensaba en lo que oía , se encontró nuevamente en su cuarto, y allí también estaba aquel Hombre maravilloso que había visto en la cruz. ¡Pero ahora estaba vivo y resplandeciente! Él extendía sus brazos en amor en cuanto le decía:

-Hija, deja que entre en tu vida, estoy golpeando en la puerta de tu corazón, permite que sea el dueño de tu corazón.

Gladis no entendía bien que quería decir eso. Ella se acordó de la pregunta que siempre le hacia su abuela.

¿Quien es el dueño de tu corazón?


Figura 14

El anciano dulcemente explica:

Hijita, te acordás de aquella casa que fuimos a visitar? Es tu propio corazón, él está lleno de cosas feas. Pereza, vanidad, peleas, mentiras, robos, está lleno de pecados.

Pero Jesús, el hijo de Dios pago en la cruz el castigo por cada cosa mala y fea que hiciste. Él entregó su vida en lugar de la tuya, recibió el castigo por tus pecados. Murió, mas al tercer día resucitó. Y ahora esta esperando que abras la puerta de tu corazón, para que todos aquellos pecados sucios, sean expulsos de tu corazón y así Jesús pueda ser el dueño de tu corazón.

Yo soy el año viejo, y me voy y no volveré nunca más. Vos nunca fuiste feliz en este año, porque tu corazón estaba lleno de tinieblas y pecados. Ya me estoy yendo... Toma la decisión rápido hijita, y que en este año nuevo, Jesús pueda ser EL DUEÑO DE TU CORAZÓN.

El anciano se dio vuelta y comenzó a salir del cuarto. En esa hora los fuegos artificiales comenzaron a explotar, luces y mucha alegría se oían desde la ventana del cuarto.


Figura 15

¡Gladis despertó asustada! ¡Había sido un sueño, pero parecía tan verdadero! ¡Que alegría poder tomar una decisión tan importante en este año nuevo!

Figura 16

Entonces Gladis se arrodilló al lado de su cama y con mucha reverencia oró:

- Señor Jesús muchas gracias por este sueño, aunque no pueda verte, sé que estás aquí. Me arrepiento de todas cosas feas y de los pecados que cometí, perdóname y limpia mi corazón con tu preciosa sangre. Yo abro la puerta de mi corazón para que entres Jesús, no quiero mentir más, ni quiero ser perezosa, ni vanidosa, no quiero pelear ni quiero pecado dentro de mi corazón., Señor Jesús, solamente tú puedes sacar los pecados de mi corazón. ¡Desde hoy Señor Jesús te invito para que seas EL DUEÑO DE MI CORAZÓN, quiero amarte, obedecerte e servirte siempre!



Figura 17

Gladis se levantó muy feliz, por primera vez se sentía completamente alegre, leve, parecía como si le hubieran sacado un gran peso de sus espaldas. Jesús había lavado su corazón y le había sacado todos sus pecados, ella se sentía libre. Comenzó a saltar de alegría, abrió la puerta do su cuarto y corriendo gritaba para todos: JESÚS ES EL DUEÑO DE MI CORAZÓN, JESÚS ES EL DUEÑO DE MI CORAZÓN!!! ALELUYA!!!. Esa era la mejor noticia para toda la familia, que se abrazaban y con los ojos llenos de lágrimas agradecían a Dios por este nuevo año que comenzaba lleno de bendiciones.


Conclusión:

Y tú amiguito, ¿Como está tu corazón en este momento? ¿Has peleado, mentido o has tomado algo que no es tuyo? ¿Has hecho cosas que no agradan a Dios? Eso tiene nombre, se llama pecado. Jesús puede sacar todas esas cosas malas de tu corazón. Él quiere ser el dueño de tu corazón. ¿Quieres abrir la puerta de tu corazón para que entre? Apocalipsis 3:20




1 comentario:

Aline dijo...

Aleluya, gloria a Dios!!!! Soy la pastora-missionera brasilera q está en el Paraguay y hace un tiempo ya le envie un msj pidiendo materiales en español. Y en aquella oportunidad me deciste q tu hermana t cobrava un sitio en espanhol e q estavas todavia trabajando p publicar "semmillitas". y hoy recien procurando artigos en la internet p criaturas encontré tu sitio. Estoy muy feliz, pois sigo dando classes de enseñanza cristiana aqui en el Paraguay e me va a ayudar mucho materiales ya en español. Alabado sea Dios por tu vida, pra. Gabriela.
Obs: Vê que já estou me atrevendo a escrever em espanhol, rsrsrsrs.
Ah, gostei de ver a sua foto nesse site. Vc é muito bonita!!!!
meu e-mail, caso queira se comunicar: alineligiane@hotmail.com
Besos!!!!